El Aceite de oliva, el oro líquido del siglo 21

Aceite de oliva

Si hay algo que no puede faltar en la dieta mediterránea, eso es el aceite de oliva. Este producto tan típicamente español es, además de lo que le da un buen sabor a nuestros platos, una fuente de salud.

Cuando salimos de casa, lo que más echamos de menos muchos de nosotros es la comida. Y esto se debe a que, fuera de nuestras fronteras, raro es el país donde utilizan aceite de oliva para condimentar sus platos.

Tipos de aceite de oliva

Son básicamente tres las variedades que existen de aceite de oliva: aceite de oliva virgen, que sólo sufre el lavado, la centrifugación y el filtrado. Su obtención se hace a través de medios mecánicos, pero sin llegar a alterar el producto. Esta variante, además, se subdivide en extra (su acidez no supera un grado), virgen o fino (que no supera los dos grados de acidez), corriente (entre dos y 3,3 grados de acidez) o lampante, con un gusto defectuoso y más de 3,3 grados de acidez.

El aceite de oliva refinado no supera los 0,5 grados de acidez, y se obtiene después de refinar aceites de oliva vírgenes lampantes, procediendo a una neutralización del sabor.

Pero sin duda el aceite de oliva más consumido en España es el que sólo lleva esta denominación, y que se obtiene mezclando aceites de oliva vírgenes, diferentes al lampante, y cuya acidez no supera los 1,5 grados.

Propiedades del aceite de oliva

Una vez vistos los tipos que hay de este alimento, es hora de ver cuáles son los beneficios que aporta a nuestro organismo.

El aceite de oliva, por tratarse de una grasa monoinsaturada, es adecuado también para aquéllos que tienen algún problema cardiovascular, ya que baja los niveles de LDL (colesterol malo) a la vez que aumenta las de HDL (colesterol bueno).

Su contenido en vitamina E nos protege de los radicales libres, evitando la oxidación que éstos ejercen sobre nuestro organismo. Sus efectos antioxidantes lo hacen especialmente recomendable en niños y mayores, ya que ayuda a prevenir la arteriosclerosis. En los niños, además, estimula el crecimiento, ya que ayuda a la absorción del calcio y de los minerales.

También son conocidas sus propiedades anticancerígenas. Y los beneficios que ejerce sobre nuestra piel, protegiéndola e hidratándola.

Por todo esto, el zumo procedente de las aceitunas, materia prima del aceite de oliva, nos ayuda a gozar de buena salud, beneficiando a nuestro hígado, nuestra vesícula y el resto de nuestro organismo.

Guardado en Tips Etiquetas:

Deja tu comentario!