¿Cómo añadir la chía en la dieta y obtener sus beneficios?

Es probable que haya escuchado las bondades de la chía como adelgazante; pero también lo es que desconozca que la inclusión de estas semillas en su dieta se traduce a la obtención de mayor energía, el incremento de las fuerzas y resistencia, y la prevención del agotamiento. Aprenda cómo integrarlas en su alimentación y sáquele el máximo provecho.

El origen de la chía

Desde antes de la conquista de América, la chía era utilizada por las civilizaciones mexicanas – quienes la recolectaban la planta silvestre para convertirla en alimento básico –  por lo que su origen se atribuye a la nación azteca.  Años más tarde se domestica iniciando así su cultivo. Pero no era solo como alimento que era utilizada, pues de igual manera se ofrecía de ofrenda a los dioses en ceremonia y empleada de oleaginosa en la elaboración del aceite base para pinturas corporales. Todo esto actuó a favor de que la semilla pasara a ser de vital importancia para la economía precolombina.

¿Qué la hace tan especial?

Comparándola con el resto de los alimentos similares, las semillas de chía superan en cuanto a valor nutricional; para empezar, cada 100 gramos de estas equivale a 16 gr de proteínas y 38 gr de fibra; pero eso no es todo, su composición muestra elevados niveles de omega – 3, vitamina E – por lo que es un antioxidante natural – y calcio suficiente para prevenir la osteoporosis.

Con semejante composición, es de entender por qué las semillas fue un gran alimento en las culturas precolombinas y a día de hoy, representa un producto natural completo que merece un lugar especial en cualquier dieta.

¿Cómo acceder a sus beneficios?

Si bien los beneficios de la chía pueden aprovecharse de múltiples formas, se enumeran a continuación las tres alternativas más cómodas e idóneas para hacerlo:

  1. Remoje las semillas en agua, a fin de obtener un líquido gelatinoso e insípido que consumirá junto a zumos de frutas o batidos de vegetales.
  2. Consuma la ramas tiernas bien sea en ensaladas, o como verdura cruda o cocida.
  3. Muela las semillas secas para obtener una harina fina de intenso sabor denominada “pinole” ideal para preparar como dulce.

¿Por qué incluir la chía en su dieta?

Las propiedades de la chía – anudadas a su elevado valor nutricional – la convierten en un importante alimento para el ser humano. El consumo recomendado oscila entre 2 a 5 cucharaditas diarias; sin embargo, al no ser un medicamento, carece de dosis establecidas. Entre las razones para incluirla en su dieta figuran:

  • Equilibra los niveles de azúcar en sangre: al regular la glucosa consigue disminuir las probabilidades de padecer diabetes, además de garantizarle energía constante durante el día e incrementar la fuerza y resistencia, combatiendo el agotamiento producido por las actividades cotidianas.
  • Es adelgazante: el consumo de chía favorece la pérdida de peso debido a que genera sensación de saciedad mientras controla la ansiedad por comer.
  • Contribuye al crecimiento y regeneración de tejidos tanto en la gestación, como en la lactancia.
  • Optimiza el funcionamiento del sistema digestivo: el elevado contenido de fibra no solo favorece el tránsito de los alimentos, sino que hidrata el colon.
  • Combate el envejecimiento prematuro; los antioxidantes que la componen hacen de la chía una aliada de la salud en general.

Deja tu comentario!