Cómo elaborar un perfume de naranja casero

Si la naranja es una de las frutas más exquisitas al paladar, su aroma no es menos. ¿Sabías que los perfumes cítricos, en especial el de naranja, son los favoritos entre el sexo femenino por encima del aroma a rosas o pachulí?

naranjas-quique

Las fragancias que incorporan esencia de naranja son muy famosas en el mundo de la perfumería. Cualquier perfume que incorpore en su composición unas gotas de este cítrico tan mediterráneo siempre da una nota de frescura. De hecho, su uso no es en absoluto nuevo. Los primeros aceites esenciales a base de naranja que se utilizaron para este fin, los encontramos en el siglo XVI cuando la princesa italiana Ana María de Nerola, los utilizaba casi a diario para perfumar su vestimenta diaria. Posteriormente empezaron a utilizarse como afrodisiacos y, más tarde, se incorporaron a la aromaterapia por sus propiedades antidepresivas, sedantes y favorecedoras de la digestión.

Actualmente, muchas primeras marcas de perfumes utilizan la naranja, junto a otros cítricos y esencias, para lanzar al mercado aromas frescos con cierto toque ácido.

Si quieres disfrutar de un perfume de naranja casero, elaborado por ti, podrás hacerlo fácilmente siempre y cuando tengas los ingredientes básicos. La base principal es contar con este cítrico en casa. Si en este preciso momento, no tienes ninguna pieza de esta fruta en casa, siempre tienes la interesante opción de comprar aquí naranjas online que te las servirán en tu propio domicilio en tan sólo 24 horas con la comodidad que ello supone. Además podrás escoger la variedad que más te guste.

Para hacer un perfume casero de naranja necesitarás además de tres naranjas tamaño mediano, 75 ml de agua y 75 ml de alcohol, un frasco pulverizador. La preparación es bien sencilla, si sigues correctamente los pasos que te detallamos a continuación.

– Pela las naranjas y extrae toda su piel que es la que nos servirá para hacer el perfume.

– Coloca las pieles sobre un lienzo que no sea excesivamente grueso.

– A continuación, coge el mazo de un mortero y empieza lentamente a machacar las pieles. La finalidad es que el lienzo quede totalmente impregnado del aceite que irá soltando la propia corteza.

– Coge un embudo y colócalo en el frasco. Acto seguido, pon el lienzo en la parte superior del embudo y empieza a verter primero el alcohol y luego el agua. Es importante que lo hagas en este orden para que el resultado sea el correcto. Deja que vaya filtrando lentamente al interior del frasco. Una vez listo, ya podrás disfrutar de un perfume de naranja hecho por ti.

Deja tu comentario!