Conozca el valor nutritivo de las semillas de amapola

¿Quién diría que un ingrediente tan pequeño podría reunir tantas propiedades beneficiosas para la salud? las semillas de amapola no solo aportan fibra dietética, sino un compendio de vitaminas, minerales y macronutrientes.

¿Qué tiene de especial las semillas de amapola?

Procedentes de la flor homónima, las semillas de amapola son utilizadas como ingrediente popular en la cocina, viéndoseles con frecuencia en productos horneados. Más allá de su sabor, lo que en realidad hace tan especiales a estas semillas es su valor nutricional ya que contienen:

  • Vitaminas: las semillas se destacan por ser fuente de vitaminas B1 y B9, aunque también ofrecen otras del grupo B (B2, B3, B5 y B6) así como vitamina C y cerca del 20 % de vitamina E lo que la convierte en un eficiente antioxidante capaz de favorecer las defensas y desempeñar un rol protagónico en los procesos metabólicos.
  • Minerales: es mucho lo que ofrecen en apenas dos cucharadas al ser fuente de destacable de calcio y cobre representando respectivamente, el 25% y 32% de la dosis diaria recomendada. Pero eso no es todo, a estos se le suman – aunque en menos cantidad – el manganeso, magnesio, hierro, fósforo, zinc, selenio y potasio.
  • Fibra: ese mismo par de cucharadas equivale al 7 % del valor diario de fibra dietética suponiendo el 14% de la dosis recomendada para mujeres y el 9 % para los hombres.
  • Macronutrientes: por apenas 46 calorías, una cucharada de semillas de amapola le aporta a su organismo 1,5 gr de proteínas, 2,5 gr de carbohidratos y alrededor de 4 gr de grasa; asimismo, los ácidos grasos saludables, Omega-3 y Omega-6 dicen presente en su composición.

¿Por qué consumir semillas de amapola?

Mientras que la fibra se encarga de agrega volumen a los alimentos y a las heces, contribuyendo a prolongar la sensación de saciedad y previniendo el estreñimiento; los ácidos grasos saludables juegan a favor de la nivelación de los índices correctos de colesterol en sangre.

Por su parte, el fósforo y calcio se encargan de formar parte del tejido óseo, dejándole al manganeso la formación de colágeno necesario para proteger a los huesos frente a cualquier daño; sin embargo, esa no es la única función del calcio, pues además de hacer parte indispensable en las salud ósea, es aliado de la salud del corazón y contribuye al óptimo funcionamiento del sistema nervioso.

Si de fortalecer los huesos se trata, el cobre se une a la tarea, a la par que brinda protección al ADN de daños y conserva fuertes a los tejidos. Indiscutiblemente, son muchas las razones por las que debería incluir estas semillas en su dieta.

Posibles contraindicaciones

Aunque no hay evidencia científica que avale que el consumo de semillas de amapola represente riesgo durante el embarazo, conviene que las gestantes eviten su ingesta debido a que ciertos tipos de ellas suelen concentrar altas dosis de contaminación derivada de su cultivo y de cosecha, lo que puede representar un peligro tanto para la madre, como para el feto.

Deja tu comentario!