Descubra por qué se hinchan sus pies y cómo remediarlo

Cosas tan simples como el ejercicio frecuente, el control de la alimentación y evitar el sobrepeso son medidas efectivas para prevenir la inflamación de los pies y tobillo, problema que se hace cada vez más acentuado en la población que lleva una vida sedentaria. Conozca las recomendaciones adicionales para darle solución.

Descubra por qué se hinchan sus pies y cómo remediarlo

¿A qué se debe la inflamación de los pies?

También conocido como edema periférico, los pies o tobillos hinchados son un síntoma común entre quienes manejan su vida desde una perspectiva sedentaria, llena de estrés o lidiando con el sobrepeso. Pero el origen del problema no se limita a dichos escenarios, pues cuadros clínicos como problemas de circulación venosa o enfermedades de tipos cardíacas, renales o hepáticas también pueden ser causantes habituales.

Asimismo, los trastornos hormonales derivados de la menopausia, menstruación o embarazo dan cabida a la inflamación, aunque en los casos más severos, se acompaña de otros síntomas y signos que alertan respecto a la posibilidad de que se trate de problemas más severos en los que deberá tratarse conforme a la enfermedad base, haciéndose fundamental el control médico.

Sin embargo, en circunstancias más banal, la hinchazón de los pies y tobillo puede ser motivada por la mala circulación, ya que los tejidos acumulan exceso de líquido en las extremidades inferiores sea que se esté de pie o sentados  durante periodos prolongados; lo mismo sucede en la gestación, pues dicho incremento suele ser una respuesta hormonal del organismo a las demandas propias del estado.

¿Cómo disminuir los edemas?

La medida más oportuna es activar la circulación por ello le convendrá caminar a diario y – de ser posible – hacerlo descalzo por la arena de la playa. Otros ejercicios como la bicicleta y la natación resultan igual de beneficiosos siempre que se realicen de forma moderada.

El sedentarismo es el mejor amigo de los pies hinchados, de manera que si su rutina le obliga a estar parados o sentados por tiempo prolongado, intente al menos flexionar las rodillas y tobillos con frecuencia; asimismo levántese y ande de en cuando para darle movilidad a sus extremidades.

No olvide la importancia de una dieta equilibrada y sana, apórtele as su menú diario, alimentos frescos y prepare sus comidas con poca sal – sobre todo si su problema es habitual.

Medidas adicionales:

  • Con ayuda de una pelota de tenis colocada en el suelo, active la circulación dándole movilidad a la misma con la planta de sus pies.
  • Tanto masajes con aceites esenciales, – inclusive el de oliva – como los baños de pies con agua caliente y sal serán de gran efectividad para disminuir la inflamación.
  • En su calzado puede estar el alivio o la complicación a su problema; es por esta razón que ha de ser holgado y cómodo, nunca apretado en exceso al pie. Si utiliza tacón, la medida ideal ronda los 3 centímetros; y por último, recuerde utilizar medias compresivas.

Tras todos los cuidados mencionados, no olvide lo gratificante que será reposar en su cama con los pies en alto durante unos 20 minutos. Cumpla con estos consejos esenciales, y verá como llega la reducción de los edemas en tobillos y pies.

Deja tu comentario!