El Ajo

ajos-semillasEs una de las maravillas que nos ofrece la naturaleza con múltiples efectos positivos sobre el organismo. Gran aliado contra enfermedades variadas, tanto en la prevención como durante el tratamiento. Es también un ingrediente infaltable en muchas comidas y en los más populares remedios caseros de todos los tiempos.

Su acción principal es Antibiótico ya que su aceite esencial contiene bisulfuro de alilo y alicina. Es uno de los remedios naturales más útiles contra el creciente avance de la bacteria E. Coli:

Posee un elevado contenido de azufre, yodo sulfúrico y sílice, pudiendo ser utilizado como desinfectante natural.

Es diurético, hipotensor y vasodilatador, por lo tanto ideal para los casos de presión alta.

Purifica la sangre y actúa en el desequilibrio glandular.

Se utiliza como un purgante para combatir lombrices tanto en adultos como en niños y contiene grandes cantidades de vitamina A, B y C con lo cual resulta muy eficaz en los tratamientos contra la gripe y las anginas, ya que posee además una fuerte acción antiséptica y des- inflamatoria, inhibiendo la agregación plaquetaria.

El ajo también puede servir en el caso de ardor estomacal o flatulencias y como inhibidor del vomito, ya que beneficia a las mucosas digestivas, estimulando las secreciones gástricas y movilizando las paredes del estomago, evitando de este modo las putrefacciones.

También recomendamos consumir el ajo como expectorante sea la tos seca o húmeda porque actúa sobre las mucosas respiratorias y desinfecta la región pulmonar.

Por último podemos decir que ayuda con los triglicéridos altos y el colesterol.

En todos los casos es recomendable consumir el fruto fresco y maduro, extrayendo el corazón que esta en la parte central.

El ajo es una de las maravillas que nos ofrece la naturaleza con múltiples efectos positivos sobre el organismo. Gran aliado contra enfermedades variadas, tanto en la prevención como durante el tratamiento. Es también un ingrediente infaltable en muchas comidas y en los más populares remedios caseros de todos los tiempos.

Su acción principal es Antibiótico ya que su aceite esencial contiene bisulfuro de alilo y alicina. Es uno de los remedios naturales más útiles contra el creciente avance de la bacteria E. Coli:

Posee un elevado contenido de azufre, yodo sulfúrico y sílice, pudiendo ser utilizado como desinfectante natural.

Es diurético, hipotensor y vasodilatador, por lo tanto ideal para los casos de presión alta.

Purifica la sangre y actúa en el desequilibrio glandular.

Se utiliza como un purgante para combatir lombrices tanto en adultos como en niños y contiene grandes cantidades de vitamina A, B y C con lo cual resulta muy eficaz en los tratamientos contra la gripe y las anginas, ya que posee además una fuerte acción antiséptica y des- inflamatoria, inhibiendo la agregación plaquetaria.

El ajo también puede servir en el caso de ardor estomacal o flatulencias y como inhibidor del vomito, ya que beneficia a las mucosas digestivas, estimulando las secreciones gástricas y movilizando las paredes del estomago, evitando de este modo las putrefacciones.

También recomendamos consumir el ajo como expectorante sea la tos seca o húmeda porque actúa sobre las mucosas respiratorias y desinfecta la región pulmonar.

Por último podemos decir que ayuda con los triglicéridos altos y el colesterol.

En todos los casos es recomendable consumir el fruto fresco y maduro, extrayendo el corazón que esta en la parte central.

Contraindicaciones del ajo

Las mujeres embarazadas deberán consumirlo con mucha precaución ya que es ligeramente abortivo, sobre todo en grandes cantidades.

La utilización de antibióticos durante un tiempo más prolongado de lo necesario, puede favorecer el desarrollo de Candidiasis.

Si no es aceptado fácilmente por el estomago, puede deberse a un congestionamiento de las membranas mucosas, que pueden hallarse uleradas o inflamadas.

Uso externo
En caso de artritis o reumatismo, es bueno frotar la zona dolorida con una parte de ajo por dos de Alcanfor, bien machacados hasta formar una pasta que aliviará los dolores.

Recetas de remedios con el Ajo

Antiguo remedio tibetano.
Esta receta encontrada en un monasterio, fué utilizada duarante muchos años para desintoxicar el organismo y aumentar las defensas.

Colocar 350 gr. de ajos en 1/4 litro de agua ardiente o alcohol apto para licores.

Dejar macerando en un lugar fresco y seco durante diez días.

Colar y guardar en la heladera el líquido resultante durante dos días más.

Luego beber las gotas según este cuadro.

Modo de administración:

Días Desayuno Almuerzo Cena
1 1 gota 2 gotas 3 gotas
2 4 gotas 5 gotas 6 gotas
3 7 gotas 8 gotas 9 gotas
4 10 gotas 11 gotas 12 gotas
5 13 gotas 14 gotas 15 gotas
6 16 gotas 17 gotas 18 gotas
7 17 gotas 16 gotas 15 gotas
8 14 gotas 13 gotas 12 gotas
9 11 gotas 10 gotas 9 gotas
10 8 gotas 7 gotas 6 gotas
11 5 gotas 4 gotas 3 gotas
12 2 gotas 1 gotas 25 gotas

Ajo y agua.
Picar 2 a 4 dientes de ajo (según su nivel de adaptación al fruto) y echarlos en un vaso con agua hirviendo. Dejarlos en remojo durante toda la noche. A la mañana siguiente colar el agua y tirar los ajos al compost, beber todo el líquido poco a poco. Ideal para estomagos inflamados.

Ajo en aceite.
Machacar el ajo dentro del aceite (preferentemente oliva de primer presión en frío) para evitar la evaporación de las esencias sulfurosas que son sumamente volátiles. Utilize esta mezcla para aliñar ensaladas o consumirla con panes integrales.

Deja tu comentario!