Si eres paciente renal, cumple con esta dieta saludable

Tener cálculos renales es una verdadera tortura debido a los intensos dolores que estos causan, además de las constantes infecciones que aparecen en el paciente. Pero una buena dieta balanceada contribuirá a mejorar la condición, que debe ser constantemente monitoreada por un médico especialista.

Si eres paciente renal, cumple con esta dieta saludable

La primera recomendación es tomar suficiente agua y líquidos, al menos entre ocho y doce vasos al día. De este modo, la persona tendrá que orinar de manera persistente y a través de ella, se eliminan las toxinas y elementos nocivos para el organismo. El agua debe ser filtrada o sin ningún componente adicional. Se debe reducir significativamente el consumo de lácteos, café y té negro.

Las personas con problemas renales, si es posible, tienen que eliminar la sal de su dieta. Se sabe que este mineral no es para nada saludable, pero para los pacientes es mucho peor. Y es que la sal impide que los riñones trabajen de manera óptima y además, es causa de la hipertensión. Cuando se consume exceso de sal hay más posibilidades de tener cálculos.

El exceso de azúcar y harinas refinadas no son en lo absoluto saludables para nadie, mucho menos para un paciente renal. Estos ingredientes entorpecen el funcionamiento adecuado de los riñones y los cálculos pueden aparecer con mayor recurrencia, lo que resulta bastante peligroso. Si deseas algo dulce, opta por las frutas o mermeladas bajas en azúcar o con edulcorante.

Aunque el calcio en exceso puede incidir en la aparición de cálculos renales, no es recomendable eliminarlo por completo de la dieta. Es mejor disminuir el consumo, a fin de no padecer luego de osteoporosis. El queso, la leche, los nabos tienen que comerse con moderación. Quita de la dieta alimentos que contengan oxalato de calcio que están presente en vísceras, gelatina, germen de trigo, zanahoria, mariscos, etc.

Una excelente opción para incorporar a la dieta son las frutas con vitamina C como el limón, la naranja o el kiwi. Incluso, se sugiere agregar estos zumos al agua para darles un poco de sabor. Olvídate del azúcar. Los jugos de manzana y uva son muy sabrosos, pero cerciórate de que no sean muy concentrados.

Hay que poner mucha atención al consumo excesivo de carnes y huevos, porque ambos contribuyen en gran medida a la formación de cálculos renales. No hay que prescindir de ellos, solo es importante disminuir las cantidades a la semana. Las proteínas son indispensables para el organismo y además de la animal, también pueden obtenerse de los vegetales, así que tienes alternativas.

Lo más importante es que un paciente con cálculos renales debe estar bajo control médico, el único capacitado para preparar un plan nutricional de acuerdo a las necesidades individuales. No es bueno caer en recetas caseras que le han funcionado a otros. Los cuidados tienen que formar parte de la rutina y no olvidar cumplir con todas las citas médicas y los fármacos prescritos.

Y para los que están sanos, se debe mantener ese estatus con las recomendaciones aquí brindadas. ¡A mantenerse con energía!

Deja tu comentario!