Exfoliante para el cuerpo

Screenshot_209Ya nuestras abuelas hacían su crema exfoliante antes de que las “inventaran” las casas de cosmética.

Ellas las hacían mezclando harina de garbanzos con leche hasta obtener una crema ligeramente rasposa y con ella se frotaban la piel del cuerpo mediante un masaje suave mientras se duchaban, ya que el mejor momento es con la piel húmeda.

Cuando ya te hayas masajeado todo el cuerpo, acláralo bien con agua tibia. Sécate bien y aplícate una crema hidratante.

La harina de garbanzos te permitirá lucir una piel suave y sin impurezas.

Guardado en Tips Etiquetas:

Deja tu comentario!