Homeopatía, una alternativa a la medicina química

Mucha gente deja la medicina tradicional como última opción a la hora de curar alguna enfermedad. Prefieren optar por métodos más naturales y sin ningún complejo químico entre sus ingredientes.

Screenshot_4

La medicina homeopática es una alternativa que cada vez se extiende más entre la gente. Y es que muchos prefieren utilizar productos naturales para deshacerse de sus dolencias. Pero sigue habiendo muchos escépticos a la idea de que las plantas puedan curar las enfermedades. Entre los que menos creen están los médicos. Pero no debemos dejar que el homeópata sustituya a nuestro médico de cabecera, sobre todo en ciertos problemas que es cierto que las plantas son incapaces de eliminar.

La historia de la homeopatía

Esta técnica ya se empezó a usar en el siglo V antes de Cristo. Pero fue el médico Samuel Hahnemann quien en 1796 comprobó que los efectos de la quinina sobre una persona sana eran semejantes a los que se combatían en los enfermos. Por eso, bautizó a esta nueva disciplina como homeopatía, que viene a ser el tratamiento de las enfermedades mediante el método de los símiles. Esta nueva disciplina nació frente a la alopatía o medicina oficial, que lucha contra la enfermedad mediante métodos que se oponen a los síntomas. Por lo tanto, la homeopatía se basa en el equilibrio.

Una técnica controvertida

La falta de pruebas empíricas que demuestran que la homeopatía funciona hace que mucha gente sienta escepticismo ante estas técnicas. Y es que la comunidad científica la tacha de pseudociencia, ya que sus fundamentos teóricos se contradicen con aquéllo que dicen las investigaciones. A pesar de esto, son cada vez más los sistemas sanitarios que la financian.

Y es que debido a tantos fármacos que ingerimos, nuestros cuerpos terminan por volverse inmunes y necesitamos volver a los orígenes. Pero sólo en cierta medida. Hay locos de la homeopatía que pretenden curar enfermedades serias sólo a través de las plantas (en las que se basa este método). En ciertos casos hay que recurrir a la medicina oficial, aunque se utilice la medicina homeopática como complemento.

Screenshot_3

Si al final te decides por las técnicas homeopáticas, ten cuidado. Muchos “homeópatas” son en realidad curanderos que sólo buscan sacarles el dinero a sus clientes. Y una vez hayas encontrado uno de verdad, es imprescindible creer en los efectos de las plantas. Y para conseguir estas “medicinas” tendrás que recurrir a un herbolario en el que también podrán aconsejarte. Por lo tanto, dile sí a las plantas, pero sabiendo cómo usarlas.

Deja tu comentario!