Las plantas medicinales, cada vez más importantes

La menta se usa como planta medicinal

Hace tiempo hablamos de la homeopatía, basada en el uso de métodos naturales a la hora de curar enfermedades. Y como no hay nada más natural que las plantas, hoy vamos a dedicar un espacio a la materia prima de la homeopatía, pero también la de muchos medicamentos realizados por laboratorios farmacéuticos.

Cada vez ganan más protagonismo las plantas medicinales. Son un producto que siempre ha estado ahí, que todas las culturas han utilizado para curar una u otra enfermedad, y que ahora hasta los que siempre las han criticado recurren a ellas.

Presentación de las plantas medicinales

Son muchas las formas en que podemos encontrar las plantas medicinales, y cada una de estas presentaciones tiene sus propiedades.

Screenshot_2

Las hojas frescas suelen utilizarse para preparar ensaladas, o licuadas con agua. Así, por ejemplo, el zumo de ortiga ayuda a depurar nuestro organismo. Pero para que los efectos sean más productivos las hojas tienen que recolectarse cuando la planta está en su momento de plenitud.

Flores secas de manzanilla o salvia se utilizan en infusiones, mientras que otras, como la lavanda o el espliego, son interesantes para realizar colonias y perfumes. Por su parte, los tallos se maceran o cuecen una vez troceados y secos.

También las semillas que empiezan a secarse se utilizan en remedios naturales. Ejemplo de ello es la de lino, buena para el estreñimiento. Las cortezas de arbustos o árboles también se convierten en materia prima para curar. Así, la corteza de canelo, por ejemplo, se utiliza para estimular.

Las raíces y bulbos, como la cebolla, sirven como alimento para dar sabor a otros platos, pero también como plantas curativas.

Por último, los frutos de arbustos y árboles, ya sean frescos o secos, sirven también como remedios naturales. Bayas silvestres o frutas valen para curar.

Extractos de plantas

Muchas plantas medicinales se presentan en forma de extracto. Son jugos con los que se hacen jarabes que más tarde nos sirven como remedio natural para algunos males. También pueden utilizarse estos extractos para hacer inhalaciones o vahos, mezclándolos con agua hirviendo.

Un ejemplo de esto es el jarabe de zumo de llantén menor, con el que se puede ayudar a la desaparición de la tos.

Screenshot_1

Aunque estos extractos se compran normalmente en farmacias o herbolarios, muchos de estos remedios con plantas medicinales podemos prepararlos en casa. Nada como un remedio natural para deshacernos de esas molestias que complican nuestro día a día.

Deja tu comentario!