Lo que desconoce acerca de la Equinácea y sus beneficios para el sistema inmune

Conocida como el antibiótico natural, la planta originaria de Norteamérica le debe su fama a su facultad para contribuir a la defensa y protección del organismo ante virus, bacterias y hogos. Aunque su consumo data de hace muchos años atrás, hoy en día la equinácea es de las más recomendadas en la prevención y lucha contra gripes y catarros ¡descubra más en esta entrada!

Comanches y Sioux habitantes de América del Norte empleaban la planta como remedio para tratar mordeduras de serpientes y heridas externas; sin embargo, su uso se extendió gracias a su efectividad en caso de dolor de muelas o de garganta, por ser excelente combatiendo infecciones.

La aliada del sistema inmunológico

Cuando el organismo tiene déficit de defensas, se vuelve más vulnerable de sucumbir frente a enfermedades e infecciones. Cualquier proceso gripal, catarros y problemas de garganta son prevenible cuando el sistema inmune trabaja en su máxima capacidad.

Sin embargo, no son las únicas enfermedades que pueden evitarse con un sistema reforzado; dietas con alto contenido de minerales, vitaminas y alimentos antioxidantes, anudados a complementos dietéticos y plantas medicinales no solo le protegen ante intrusos, sino que le brindan la seguridad de que – junto al ejercicio físico y las medidas de higiene – tenga la garantía de que su salud no se verá alterada por ningún invasión, indistintamente de lo terrible que sea.

La planta que lo refuerza

Entre esas plantas medicinales que actúan a favor de la optimización de las defensas, está la familia de las equináceas; siendo las especies más destacadas – gracias a sus propiedades idóneas para reforzar el sistema inmunológico frenando cualquier clase de infecciones – la equinácea purpúrea, pálida y angustiflolia.

¿Cómo tomar equinácea?

La posología varía en función de si es para niños, adultos o ancianos. Los partidarios de la medicina alternativa promueven su consumo como preventivo en periodos anteriores a temporadas en las que solemos enfriarnos, es decir, un mes previo al invierno o durante la primavera a fin de sortear alergias.

Suponiendo la falta de oportunidad para un tratamiento preventivo, su consumo será favorable tras la aparición de los primeros síntomas, si espera la instalación de la enfermedad, su efecto demorará más en notarse.

¿Para quién es recomendable?

Por lo general, el consumo de equinácea se vincula a la lucha contra resfriados, gripes y procesos virales en general, lo que se debe al reforzamiento de las defensas que proporciona su consumo; de ahí lo útil que suele ser en terapias agresivas de radioterapia o quimioterapia. Por otra parte, sus propiedades antiinfecciosas, regeneradoras y cicatrizantes, le hacen eficiente en el tratamiento de lesiones de piel cuando se emplea de forma externa en quemaduras o heridas.

Contraindicaciones:

Aunque la presentación encapsulada de la planta incluye indicadas cada una de las contraindicaciones junto a la posología recomendada por el fabricante, es aconsejable consultar a un médico naturópata o alópata, ya que – al igual que igual la obtenida del extracto líquido o tintura madre, así como de las infusiones de sus hojas – puede tener interacciones con ciertos medicamentos. Asimismo, es desaconsejable durante la gestación y en madres lactantes.

 

Deja tu comentario!