¿Manchas hepáticas? aprenda a tratarlas con remedios naturales

Si bien no suponen un problema grave de salud, las manchas hepáticas en las manos o rostro comprometen la apariencia de dichas zonas; conozca las alternativas caseras con las cuales mitigar su presencia.

Manchas hepáticas aprenda a tratarlas con remedios naturales

¿Qué son las manchas hepáticas y cuál es su origen?

Denominado también lentigo solar, las manchas hepáticas son esas pequeñas marcas que surgen como respuesta natural de melanina frente al envejecimiento de la piel, aunque pueden deberse de igual madre por la excesiva exposición al sol.

Por lo general, su aparición se denota superados los 40 años, en áreas específicas como manos, brazos, piernas y rostro conservando su tamaño y sin expandirse o suponer riesgo alguno si por ser una condición propia de la piel.

Trate sus manchas hepáticas con ayuda de la naturaleza:

Aunque existen tratamientos cosméticos y farmacológicos con los cuales combatir las manchas hepáticas, la naturaleza le ofrece alternativas saludables, económicas y sencillas que cumplen la misma función ¿Cuáles? veamos:

1.      Cebolla:

Adicional al exquisito sabor que le aporta a las comidas, la cantidad de vitamina C en su composición la convierten en aclarante natural de la piel. Lo que debe hacer es cortar media cebolla y frotarla circularmente en las áreas afectadas por las manchas hepáticas. Repita dos veces al día.

2.      Cúrcuma:

Conocida en la cocina al ser parte de muchas recetas culinarias, la cúrcuma es aliada eficaz en el emparejamiento de la tonalidad de la piel, ayudándola a recuperar su uniformidad de color mientras la mantiene tersa.

El tratamiento se prepara mezclando ½ taza de leche con una cucharada de polvo de cúrcuma gasta formar una pasta homogénea que untará donde lo considere necesario. Cabe enfatizar en la necesidad de evitar la exposición al sol, por lo que se recomienda su aplicación durante la noche.

3.      Aloe vera:

Es poca la presentación que necesita esta increíble planta utilizada para tratar infinidad de afecciones; en el particular de la piel, sus propiedades contribuyen a aclarar el tono marrón característico de las manchas hepáticas.

El tratamiento requiere de contar con una penca de sábila de la que extraerá su pulpa, lavándole lo suficiente para eliminar el yodo sobrante y acceder a su parte más pura, misma que procesara hasta conseguir una pasta grumosa que dispondrá encima del área a aclarar dejándole trabajar por una hora antes de retirar. Repita un par de veces diarias.

4.      Vinagre de manzana y limón:

¿Quiere un desmanchador natural? combine el zumo de un limón con una cucharada de vinagre. El resultado, lo aplicará en el área afectada dejándole reposar por unos 20 minutos y retire con agua templada; es importante que no deje rastro del producto ni que se exponga al sol con la mascarilla puesta. Repita el procedimiento dos veces al día.

5.      Pepino:

Blanqueador y purificante natural, así se define a este regalo de la naturaleza cuyo uso es aconsejable durante la noche para aprovechar al máximo sus beneficios. Con solo medio pepino frotado directamente sobre el área a tratar será suficiente, pero si quiere potenciar el efecto, conviene que lo licue o muela hasta obtener una pasta homogénea y espesa que dispondrá sobre la piel para que actúe por 20 minutos antes de aclarar con agua fría en abundancia

Deja tu comentario!