¡No padezca más de mal aliento! la solución está en los remedios caseros

Sea en la mañana por el exceso de bacterias acumuladas en la boca, por fumar o comer ciertos alimentos, son muchas las personas que a lo largo de su vida, han sufrido de mal aliento o halitosis. Aunque la solución no va más allá de un buen cepillado de dientes y lengua, en otros casos, se torna un severo problema capaz de generar vergüenza. Si bien para prevenirle es indispensable el óptimo aseo bucal, beber mucha, hacerse enjuagues bucales y procurar evitar la carne roja, existen remedios caseros que dejan el aliento fresco ¿quiere conocerlos?

¡No padezca más de mal aliento! la solución está en los remedios caseros

¿Qué es la halitosis?

Mejor conocido como mal aliento, es un padecimiento muy común asociado a la mala higiene oral, puesto que la acumulación de bacterias, segregan azufre haciendo que la boca huela desagradable. Otro de sus orígenes, radica en los alimentos más propensos a desencadenarle, por ejemplo, comidas con gran contenido de ajo o cebolla, así como el café y los cigarrillos.

¿Cuándo acudir al médico?

Adicional a las causas antes mencionadas, el mal aliento puede deberse a un absceso dental, caries, gingivitis y prótesis; de ahí lo esencial de conseguir el origen del problema. Para tener una idea más clara, según cómo es posible determinar su raíz. Cuando el olor es a heces o vómito, cabe la posibilidad de que se trate de una obstrucción intestinal; si en su lugar huele a amoniaco o pescado va más hacia la parte renal; mientras que al ser afrutado, suele deberse al exceso de acetona.

Remedios caseros contra el mal aliento o halitosis

El más infalible de todos es cepillarse con bicarbonato de sodio; práctica que se potenciara con un enjuague bucal casero preparado con:

  • 2 tazas de agua
  • 1 rama de perejil
  • 2 clavos (especia)

La preparación es simple, llevar todos los ingredientes al fuego en una olla para esperar a que hierva, apagar y dejar reposar antes de colarlo; por ultimo enváselo y déjelo listo para usar en cada cepillado. Conviene que lo mantengas durante treinta segundos, haciendo movimientos fuertes, a fin de que llegue a cada zona de la boca. Además de esto, no olvide evitar el uso de colutorios u otros productos con alcohol, intente no consumir demasiada carne roja, tome vitamina C y procure beber mucha agua.

Las infusiones también son una excelente alternativa

Pruebe beber un té de menta, lo que será especialmente efectivo si el mal aliento es digestivo; otra opción es una infusión de hierbabuena o eucalipto, que tomará luego de las comidas fuertes. Beba té negro, así como el resultado de mezclar medio jugo de limón, unas ramas de hierbabuena, 1/4 de mango y media taza de agua; o de 1/4 de hinojo, 1/4 de perejil, un vaso de zumo de mango, y un vaso de jugo de papaya.

De la misma manera pruebe con:

  • Comer muy despacio una manzana verde
  • Masticar granos de café
  • Enjuagarse la boca con una solución 50:50 de agua y vinagre de manzana
  • Masticar canela o anís tras las comidas.
  • Comer melocotón en ayunas.

Deja tu comentario!