Plantas medicinales, conócelas

El término de fármacos herbarios engloba yerbas, material herbario, preparaciones herbarias y productos herbarios acabados, que poseen como principios activos unas partes de plantas, o bien otros materiales vegetales, o bien combinaciones de esos elementos.

Hierbas: entienden materiales vegetales salvajes, como hojas, flores, frutos, semillas, tallos, madera, corteza, raíces, rizomas y otras unas partes de plantas, enteros, fragmentados o bien pulverizados.

Preparaciones herbarias: son la base de los productos herbarios acabados y pueden componerse de materiales herbarios desmenuzados o bien pulverizados, o bien extractos, tinturas y aceites grasos de materiales herbarios. Se generan por extracción, fraccionamiento, purificación, concentración y otros procesos biológicos o bien físicos.

plantas

Si se emplean  plantas medicinales, se puede emplear asimismo la expresión «mezcla de productos herbarios». Los productos herbarios acabados y las mezclas de productos herbarios pueden contener excipientes, aparte de los principios activos. No obstante, no se consideran herbarios los productos acabados o bien en forma de mezcla a los que se hayan añadido substancias activas químicamente definidas, incluidos compuestos sintéticos o bien constituyentes apartados de materiales herbarios.

Empleo tradicional de fármacos herbarios o plantas medicinales

Por empleo tradicional de fármacos herbarios se comprende un empleo prolongado durante la historia. Su empleo está bien establecido y extensamente reconocido como inocuo y eficiente y puede ser admitido por las autoridades nacionales.

Actividad terapéutica de las plantas medicinales

La actividad terapéutica se refiere a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento satisfactorios de enfermedades físicas y mentales, el alivio de los síntomas de las enfermedades y la modificación o bien regulación ventajosa del estado físico y mental del organismo.

La valeriana junto la pasiflora o bien la amapola de California, por sus efectos sedantes, se encuentra entre las plantas medicinales más recomendadas para pelear los trastornos del sueño.

Dada la alta prevalencia del insomnio en el mundo entero, la morbilidad asociada y los costos económicos, debería darse prioridad a futuros estudios sobre la valeriana, particularmente en lo referente a la detección de posibles efectos desfavorables, incluyendo el desarrollo de tolerancia y abstinencia. A pesar de todo, conforme el estudio, las personas que toman valeriana notifican una mejora del sueño en el ochenta por ciento de los casos en comparación con las personas que reciben placebo.

Las isoflavonas de la soja, conocidas como fitoestrógenos, se unen a los receptores de estrógeno, si bien débilmente en comparación con los fisiológicos, con lo que acostumbra a emplearse para reducir los síntomas de la menopausia. Además de esto, tienen actividad antioxidante, y son moduladoras del sistema inmune.

la melisa, que utilizamos para calmarnos, tiene entre sus componentes el ácido rosmarínico, asimismo presente en el romero, al que se atribuyen propiedades en la mejora de la memoria y el estado anímico.

La Echinacea purpurea hace estable el sistema inmune y sirve como precautorio de los procesos respiratorios, incluyendo la gripe. Se estima que sus propiedades se deben a que esta planta estimula las células del sistema inmune que se hacen cargo de advertir los microorganismos invasores. Se ha descrito algún efecto desfavorable hepático en pequeños.

La lavanda es una planta muy rústica, que se amolda bien a muchas situaciones pedo-climáticas propias de las zonas de tiempo mediterráneo donde la encontramos aun en los terrenos áridos y pedregosos formando bonitas matas. La lavanda contiene aceites esenciales muy activos que le dan propiedades asépticas, para aliviar la jaquecas, cicatrizantes, diuréticas, para dolores musculares y artríticos y asimismo se considera como un ligero sedante.

El propio perfume de lavanda se debe a los aceites esenciales que son producidos por glándulas, localizadas en todas y cada una de las partes verdes de la planta (flores, hojas y tallos), mas particularmente concentrados en las flores. Los aceites esenciales son extraídos por instilación en corriente de vapor y están constituidos por múltiples sustancias: acetato de linalilo, linalol, cineol, alcanfor, limoneno, pineno, geraniol, etc

esencias

Las grandes propiedades de las plantas medicinales las convierten en grandes aliadas terapeuticas.

La lavanda por ejemplo, es la más utilizadas junto con cuidadas combinaciones de otras plantas, para relleno de los sacos térmicos que se utilizan, en la termo-aromaterapia.

El suave perfume reconfortante de estas plantas, unido a una adecuada sensación térmica, consigue que nuestro estrés desaparezca y nos ayuda de forma confortable a conseguir un buen sueño reparador.

Guardado en Tips Etiquetas:

Deja tu comentario!