Prepare su expectorante natural y cure la tos con flema

La tos con flema es uno de los síntomas más comunes y desagradables de la gripe, catarro, resfriados o alergias, si bien existen cantidad de remedios que favorecen su expulsión, no está demás deshacerse de tanta mucosidad, congestión e irritación de garganta con alternativas casera. Descubra algunos de los más efectivos.

Prepare sus propios antigripales con ingredientes naturales

Adiós a la tos con flema con expectorantes caseros

Cualquiera de las alternativas aquí planteadas le servirán para deshacerse de la molesta tos con flema optimice los resultados combinando dos o más de ellos:

1.      Infusiones:

Té de canela:

La primera alternativa a tomar es una infusión caliente de una especia caracterizada por su aroma y dulce sabor; además del complemento perfecto de muchos postres, las propiedades de la canela la convierten en un excelente digestivo y coadyuvante en el tratamiento de diferentes clases de tos.

Infusión de regaliz:

Desde tiempos milenarios las propiedades medicinales del regaliz lo han convertido en un ingrediente indispensable de muchas culturas. Entre sus beneficios curativos, sobresale por sus cualidades antiinflamatorias y antiespasmódicas, aunque no se queda atrás como aliado para tratar la tos al ser expectorante y calmar la irritación de las vías respiratorias.

Pese a que hoy en día está disponible en  comprimidos, pastillas e incluso caramelos, hay quienes todavía prefieren comer la raíz o su manera más tradicional de sacarle provecho: en forma de infusión.

Té de hinojo:

Destacado en la cocina y por sus eficientes cualidades digestivas evitando gases y la pesadez estomacal,  el hinojo es igual de efectivo tratando la tos con flema indistintamente que se elija su consumo crudo, en infusión, tintura o extracto.

2.      Decocciones:

Las virtudes curativas del jengibre hacen que sea – adicional a una especia aromática de sabor picante y refrescante – una alternativa medicinal para múltiples afecciones; por un lado, es digestivo y estimulante del metabolismo, mientras que  por el otro, se deshace del exceso de líquido y actúa como expectorante natural aliviando la tos al favorecer la eliminación de la flema.

Prepare una decocción – endulzada con estevia o miel – con la raíz fresca o en polvo y tómela caliente para notar resultados inmediatos.

3.      Vahos:

La versatilidad del eucalipto blanco permite acceder a sus bondades medicinales de múltiples maneras, desde tintura e infusiones, hasta aplicarlo de manera tópica mediante su aceite esencial; sin embrago, una de las alternativas más utilizadas es a través de vahos. Aspirando el vapor de la decocción del poderoso antiséptico aliviará los trastornos respiratorios pues descongestiona las vías y combate la tos.

4.      Capsulas naturales:

 ¿Quiere un antibiótico natural con el que tratar resfriados, catarros, bronquitis o gripes? el ajo es la respuesta. Solo con comerlo crudo, tendrá a la mano a un aliado capaz de paliar los síntomas más frecuentes de dichas afecciones; despídase de la tos, congestión o irritación de la garganta, mientras fortalecer sus defensas.

En caso de que tenga dificultades para digerirlo o comerlo crudo opte por las cápsulas o  adiciónele como parte de sus comidas.

Deja tu comentario!