Propiedades del aloe vera

Una planta milagrosa. Durante los últimos treinta años se han emprendido en muchas partes del mundo programas dedicados a investigar las propiedades de esa planta en forma de cactus denominada Aloe Vera. Se ha demostrado que una quemadura térmica profunda tratada con Aloe Vera, evoluciona en 48 horas a una quemadura menor de segundo grado por la rápida regeneración de los tejidos y sin dejar apenas cicatriz.

aloe
Existen más de 150 especies de Aloe Vera se cultiva o florece principalmente en África y Asia. De la recolección interesa el jugo que se extrae de las hojas, comúnmente llamado acíbar.
La composición del acíbar varía según el áloe de que procede, la época de recolección y el método de elaborarlo. Un alto porcentaje es de agua.
También contiene derivados antracénicos como la aloemodina, aloína y los aloinósidos A y B. En dosis bajas el acíbar se comporta como tónico digestivo y colagogo. Estas dosis no deben ser superiores a la décima parte de un gramo. A partir de 0,1, se comporta como un laxante suave; pero si las dosis administradas superan los 0,2 gr. comienzan los efectos purgantes, parecidos a los provocados por el sen, el ruibarbo o la frángula. No se recomienda su consumo en mujeres embarazadas ni personas con problemas de hemorroides.

A medida que crece su popularidad, muchas firmas de cosméticos están empezando a incluir en su línea productos fabricados a base de Aloe: tónicos faciales y capilares, cremas limpiadoras, antiarrugas, desodorantes, etc.

Las diez aplicaciones del Aloe Vera más comunes según la Medicina Natural son las siguientes:
1. Quemaduras
2. Cortes y heridas
3. Cuidado del pelo y del cuero cabelludo (calvicie)
4. Hemorroides y venas varicosas
5. Psoriasis, erupciones y manchas de la piel
6. Picaduras de insectos
7. Dolores musculares
8. Problemas digestivos
9. Artritis
10. Sinusitis y asma

Existen varias formas de usar el Aloe Vera (éstas dependen de su finalidad):

Zumo: el jugo del Aloe Vera se extrae de la pulpa ya que la piel es muy irritante .Es la forma más popular de tomarlo. Se diluye una cucharada sopera en medio vaso de agua y se toma de una a tres veces al día antes de las comidas.

Gel: el Aloe Vera forma parte del gel de ducha para poder aplicarlo así en la higiene diaria. Es una forma poco concentrada (depende del fabricante) pero en cambio es una forma de aplicarlo cada día.

cabello

Fresco: Aplicar la hoja de Aloe Vera hendida directamente sobre las quemaduras, las heridas, la piel seca, las
infecciones por hongos y las picaduras de insectos. Pueden tomarse hasta dos cucharadas en un vaso de agua o con zumos de frutas tres veces al día como tónico.

Pomada: Abrir varias hojas de Aloe Vera para obtener gran cantidad de gel y hervirlo hasta formar una pasta espesa que se guarda en frascos limpios en un lugar fresco y se utiliza igual que las hojas.

Vino Tónico: El gel de Aloe Vera fermentado con miel y especias recibe el nombre de “kumaryasava” en la India y se emplea como tónico contra la anemia y los trastornos de la función digestiva y hepática.

Inhalaciones: Utilizar el gel de Aloe Vera en vahos contra la congestión bronquial.

Tintura: Utilizar de uno a tres mililitros (ml.) de Aloe Vera por dosis como estimulante del apetito o contra el estreñimiento. Su sabor es desagradable.

Polvo: Se usan 100-500 mg. de Aloe Vera por dosis o en forma de cápsulas como purgante para el estreñimiento persistente y para estimular el flujo de la bilis. Cuando se usa como laxante o purgante, se debe administrar por la noche a fin de que produzca sus efectos a la mañana siguiente. En ningún caso se debe sobrepasar la dosis de 0,5 gr. al día.

Precauciones en el uso del Aloe Vera.
No emplear durante el embarazo ya que los glúcidos de la antraquinona son fuertemente purgantes. Las hojas en grandes dosis pueden producir vómitos.

Deja tu comentario!