Propiedades del Ginkgo Biloba

En la composición del ginkgo biloba encontramos sobre todo compuestos flavónicos: rutósidos, quercetos, kenferol, derivados del quercetol, derivados del epicatecol y biflavonas del apigenol. Todos estos compuestos de nomenclatura tan complicada tienen en general un efecto vasodilatador cerebral y periférico, protector capilar, antivaricoso, venotónico, diurético, antiagregante plaquetario y fortalecedor de la resistencia capilar.

Ginkgo Biloba

Por todas estas acciones su uso está especialmente indicado en varices, insuficiencia circulatoria cerebral, hemorroides, fragilidad capilar, flebitis, hipertensión arterial y prevención del tromboembolismo. Como puede apreciarse por sus acciones e indicaciones, es una planta especialmente recomendada en personas mayores, en las que hay una clara disminución de la funcionalidad del sistema circulatorio a todos los niveles.
Esta insuficiencia circulatoria cerebral tiene una serie de manifestaciones funcionales, como vértigos, cefaleas, pérdida de memoria, descenso de las facultades intelectuales, trastornos de la motilidad, etc. También se utiliza el ginkgo para tratar determinadas secuelas de accidentes vasculares cerebrales y en traumatismos craneoencefálicos. Es una planta que carece prácticamente de efectos secundarios. Únicamente, en caso de sobredosificación, cabe esperar que aparezcan náuseas, vómitos, diarrea y sensación de vértigo.

Sus principales acciones farmacológicas son las siguientes:
a) Tónico vascular. El ginkgo tiene un efecto tónico general sobre el sistema vascular y ayuda a mejorar la circulación, en especial la de las extremidades.
b) Neuroprotector. Esta hierba aumenta el flujo sanguíneo cerebral y por consiguiente el aporte de oxígeno y de glucosa al cerebro.
c) Antialérgico. El ginkgo puede actuar como inhibidor del asma, la inflamación y las alergias.
d) Antioxidante. Los flavoglicósidos que contiene el ginkgo poseen grandes cualidades antioxidantes.

tono muscular

Deja tu comentario!