Té blanco un adelgazante sabroso y saludable

Considerado como el té más fino que existe, el té blanco es uno de los más saludables gracias a la cantidad de antioxidantes presentes en su composición; no obstante, son sus facultades para quemar grasa las que han llevado a popularizar su consumo, sin apartar que es aliado para fortalecer el sistema inmunológico. Descubra las razones adicionales para querer comprarlo.

¿Qué tiene de especial el té blanco?

Aunque no fue sino hasta hace poco que el té blanco dejó de ser un desconocido en el mundo de las infusiones, la relevancia con la que cuenta en la actualidad es bastante notoria, sobre todo en el entorno de la salud natural. Caracterizado por su delicado y exquisito sabor – y con un origen que se remonta a las altas montañas de la provincia de Fujian – representa una de las maravillas terapéuticas de estos tiempos, ideal para cualquier clase de personas, al ser:

1.     Rico en Vitaminas:

De tomarlo en la mañana, aportará vitamina C equivalente a un vaso de jugo de naranja; del mismo modo, es fuente natural de vitamina E lo que le convierte en protector de las defensas y reforzador de la salud ósea, de la piel y cabellos.

2.     Excelente antioxidante:

Desde hace poco, el té blanco figura como el antioxidante natural de mayor potencia que existe; de hecho, los estudios aseguran que es más potente incluso que el té verde y cuanta con alrededor de tres veces más polifenoles. Precisamente es el aporte de antioxidantes el que le confiere la propiedad de mantener a raya los radicales libres, responsables del envejecimiento prematuro y la aparición del cáncer.

3.     Anticancerígeno:

Pese a que las propiedades anticancerígenas del té blanco no garantizan que el día de mañana no pueda padecer un cáncer, sí actúan como un eficiente protector debido al efecto antioxidante antes comentado.

Diversos estudios concuerdan en que el consumo asiduo de té blanco tiene la capacidad de proteger la piel de las células cancerígenas; sobre todo, la denominada célula Langerhans, generada por la exposición prolongada a los ratos ultravioletas. Asimismo, los polifenoles que le componen, bloquean la formación de tumores malignos.

Razones adicionales para disfrutar de las bondades del té blanco

Adicional a las prestaciones antes mencionadas, tomar al menos dos tazas diarias de su infusión se traduce a increíbles beneficios para la salud:

  • Es adelgazante: indiscutiblemente, esta es la virtud que llevó a la infusión a popularizarse tanto; tomando esta sabrosa bebida acelerará su metabolismo, lo que repercute en la disminución de los índices de colesterol y el favorecimiento de la pérdida de grasa. Pero eso no es todo, solo con tomar una taza después de las principales comidas, el té blanco ejerce su poder diurético y depurativo previniendo la retención de líquidos y optimizando el sistema digestivo.
  • Brinda protección a la dentadura frente a las caries: el poder antioxidante del té blanco no solo consigue fortalecer los dientes y mantenerlos sanos, sino que protege las encías del sangrado común y las infecciones.
  • Disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares: las propiedades y antioxidantes que componen al té blanco reducen los niveles de colesterol, adicional a optimizar el flujo sanguíneo haciendo más fuertes y elásticas a las venas y arterias.

Deja tu comentario!